sábado, 16 de septiembre de 2017

NUEVO MAPA OPOSITOR

 
El pasado domingo 10S hubo un terremoto político. Los resultados de las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad Democrática arrojan un nuevo mapa de la oposición venezolana y una reorientación de su estrategia y su táctica. Veamos cómo y porque:

 
LA GENTE HIZO EL BALANCE QUE LA DIRIGENCIA LE NEGÓ

La primera conclusión que salta a la vista es que el pueblo opositor hizo la evaluación que cierta dirigencia no tuvo la responsabilidad política de realizar.  Tras cuatro meses  diciéndole al país que la fuerza de “la calle” bastaba para detener la Asamblea Nacional Constituyente y para “salir del régimen”, tras 160 días afirmando que “aquí no hay nada que negociar”, tras 130 asesinados por la represión, miles de presos y centenares de urbanismos agredidos, el sector de la oposición que lideró “La Salida Parte 2” pretendió “pasar la página”, y sencillamente decir “ahora vienen las regionales, voten por mi”.

 
¿ABSTENCIÓN? ¡NO! ¡VOTO CASTIGO!

Muchos temieron que esa conducta generara un repudio masivo que se expresara en una abstención generalizada en las primarias opositoras.  Los números finales de la Comisión Nacional de Primarias revelan que no fue así:  Con una participación total de 1.018.621 electores, las primarias de 2017 triplican en participación las del 2010, que tuvieron poco más de 300 mil participantes, y duplican las del 2015, que contaron con más de 500 mil electores.  Lo que revela que en las primarias 2017 no hubo “abstención” sino voto castigo.

En efecto, los resultados demuestran que el elector democrático de base castigó al sector de la dirigencia que –a un costo político y humano altísimo- metió a la oposición a luchar en el único terreno en que el régimen aun tiene ventaja, el de la violencia.  La idea de un pacto Primero Justicia-Voluntad Popular que en las elecciones primarias “arrasara” todo lo que no se pareciera a ellos no cuajó. En lugares donde si se pudo dar, como Bolívar, fracasó estrepitosamente.  La “épica” se volvió bumerán…

 
CASTIGO AL DESCUIDO... ¡Y AL QUE "SE CUIDÓ" DEMASIADO!

Pero la base opositora también castigó a quienes, pudiendo hacerlo, no levantaron una propuesta alternativa dentro de la oposición.  En algún momento fue posible suponer que el eje Henry Falcón-Manuel Rosales tenía fuerza suficiente para construir a su alrededor un bloque de fuerzas que sirviera de balance al eje Capriles-Guevara, y que promoviera así algunas rectificaciones, esencialmente en aquellos aspectos que elevaban al ciudadano el costo de la participación y disminuían al régimen el costo de la represión.  Pero no lo hicieron. Ni siquiera lo intentaron. Se limitaron a “proteger” sus reductos regionales, con el resultado que hoy esta a la vista: La derrota de Eveling de Rosales en el Zulia mientras que en Lara, donde muchos asumían que Henry Falcón podía ganar en una proporción 80-20, resulta que la candidatura de Luis Florido superó cómodamente la barrera del 40% de respaldo.  Y, por supuesto, ni Un Nuevo Tiempo ni Avanzada Progresista lograron ganar en ningún otro estado del país.

 
EL “PUEBLO A PUEBLO” VENCIÓ AL PERISCOPE

El ganador obvio de la jornada fue Acción Democrática, obteniendo 12 de las 23 nominaciones. Su líder Henry Ramos Allup, que fue “crucificado” en las redes sociales por ser el primero en decir que había que acudir a las elecciones regionales, al final fue reivindicado por los opositores que -además de Twitter- usan el voto.  Su estrategia de “descaraqueñizar” la política fue acertada, como acertado fue el balance generacional logrado, pues junto a políticos experimentados como Bernabé Gutiérrez en Amazonas y José Montilla en Apure, AD venció con dirigentes de la generación intermedia como Barreto Sira en Anzoátegui y Eliecer Zirit en Falcón, al lado de liderazgos jóvenes como los de Laidy Gómez en Táchira, Alfredito Díaz en Nueva Esparta y Robert Alcalá en Sucre.  

 
NUEVO MAPA, ¿NUEVA ESPERANZA?

En definitiva, el pueblo opositor castigó a “La Salida Parte 2” y a quienes dentro de la oposición no se atrevieron a enfrentarla con propuestas alternativas, y premió a quienes salieron al encuentro de la Venezuela profunda.  Estamos en presencia, pues, de un nuevo mapa de la oposición venezolana.  Las 12 victorias regionales de AD y los triunfos emblemáticos de Andrés Velásquez en Guayana e Ismael García en Aragua configuran, junto a otras realidades, la posibilidad de que un poderoso bloque socialdemócrata brinde a la Unidad un nuevo eje de gravedad que permita su reinstitucionalización y fortalecimiento,  retomando la única estrategia que ha dado éxitos a los demócratas venezolanos, que es la estrategia electoral, constitucional y pacífica, y dando lugar privilegiado a la lucha contra la hambruna, contra la escasez de medicinas y contra la inseguridad atroz.



AMPLITUD DEMOCRATICA VS SECTARISMO CAUDILLISTA

Pero los triunfadores de hoy no pueden repetir los errores de anteriores hegemonías en la oposición, que por miopes fueron efímeras:  Quien quiera ser “líder de la Unidad Nacional”, como “humildemente” se autodesignaba en sus notas de prensa algún gobernador opositor, no puede andar peleando con todo el mundo, sino tiene que incluir, concertar y respetar. En Voluntad Popular y en Primero Justicia, en Un Nuevo Tiempo y Avanzada Progresista, en La Causa R, en COPEI y en muchísimos otros ámbitos hay liderazgos que deben ser incorporados, oídos e incluso protegidos. Perfiles como los de Delsa Solórzano, Pizarro, Roberto Marrero, Requessens,  José Leonardo Regnault, Escarano, Paparoni, Conrado Pérez, Daniel Antequera, Lumay Barreto, Julio Cesar Reyes, Fernando Andrade, entre muchos otros, forman parte de un capital político común, de un liderazgo que la sociedad democrática ha forjado a lo largo de 18 años de lucha.

El 10S puede ser para la esperanza democrática venezolana más importante de lo que nadie imaginó. Hoy algunos importantes partidos se encuentran más libres que ayer del morbo personalista, y por eso mismo pueden ser más útiles a la Unidad y al país.  El peso que en la alianza opositora tienen ciertos caudillismos se ha relativizado.  Todo esto puede ser muy importante para el fortalecimiento de una alianza política que, como la MUD, ciertamente esta llamada a ser poder en un contexto muy exigente y difícil, liderando una transición que debe ser pactada para que sea pacífica, y debe ser pacífica para que sea exitosa.  ¡Palante!



sábado, 9 de septiembre de 2017

¿ADÓNDE VAMOS?

 
El viernes 9 seguí subiendo cerros. Pero esta vez no estuve en Carapita de Antímano, ni en San Antonio de El Valle, ni en Píritu de Petare. El cerro que subí el viernes fue El Ávila, y el motivo de la escalada no fue diversión, excursión ni entrenamiento. Fui llamado por los habitantes de Galipán, personas cuya historia de amor con la montaña se remonta a seis o siete generaciones. Están muy preocupados, y con razón, los galipaneros: ¡A esos hermosos parajes ha llegado el “capitalismo salvaje”!


 
LA REVOLUCIÓN DEL BILLETE…



Y llegó de la mano de no menos salvajes “socialistas” que quieren depredar el ambiente y destrozar el modo de vida de esa comunidad, para hacer grandes negocios bajo el paraguas del dinero público. Denuncian los galipaneros que ha sido desviado el trazado original del Teleférico El Ávila-Macuto para que las Estaciones de ese sistema queden en las cercanías de unas parcelas adquiridas por gente muy poderosa y extraña a la comunidad, que colocará allí, al lado de las estaciones, sus posadas, restaurantes, miradores y ventas de chucherías.  

Tal “viveza” ha ocasionado, obviamente, “daños colaterales”: El trazado original del sistema no afectaba a los pobladores, sus viviendas y sembradíos. Pero el nuevo trazado del negoción rojo-rojito si se mete en las tierras de los pobladores autóctonos, invade sus parcelas y amenaza la estabilidad de sus viviendas. Agresión jurídica, intimidación armada y cayapa institucional han sido los instrumentos que, según denuncia documentada de los pobladores, han usado estos “revolucionarios” de chequera hambrienta y conciencia menguada para “convencer” a los campesinos -mediante la amenaza o la falsa oferta- de ceder sus tierras para “el avance del progreso”. El progreso de otros, por supuesto...  


 
“¿PA´DÓNDE VA ESTO, GALÁN?”



Nombres, apellidos, documentos, fotografías y mapas que detallan las denuncias de los galipaneros serán reveladas por Radar Venezuela a lo largo de la semana que hoy se inicia. Pero en estas líneas quiero narrar lo que ocurrió cuando, tras meternos por trochas inverosímiles y  laderas escarpadas, hicimos un alto para tomarnos el café que nos ofreció un vecino. Allí, en la rueda que hicimos para saborear la bebida humeante, Robert Hidalgo, el dueño de casa, rompió el silencio y -quizá expresando el sentir de todos- me preguntó: “Ajá Chúo, ya usted esta viendo lo que pasa en Galipán, pero ahora háblenos del país. Ya pasó todo lo que pasó, la represión mató a más de cien muchachos, estos tipos montaron su Constituyente y la comida esta por las nubes: ¿Pa´dónde va esto, galán?”


 
LA VENEZUELA DE MAD MAX, CASTRO Y MADURO


En esta Venezuela de la desesperación, en la que no pocos han optado por hacer de Reinaldo El Profeta, Adriana Azzis o Míster Popo Celestial sus “líderes de opinión”, siempre es prudente recordar que en vez de “profetizar” el futuro hay que intentar construirlo.  Y para ello es prudente tener en cuenta los escenarios posibles. Veamos entonces cual sería la respuesta a la pregunta “¿Adónde vamos?” si se impone la estrategia Castro-Maduro para el futuro inmediato venezolano. 

 
NICOLÁS, UN HURACÁN POR ENCARGO…


La dictadura de los Castro necesita “renegociar” los términos de su relación con Washington, luego que el presidente Donald Trump anunció la cancelación de la política de “cerco cauteloso” que Obama había desarrollado hacia la isla. Pero los Castro no saben ni quieren renegociar nada con nadie si no es desde una posición de fuerza, con instrumentos de presión en su poder. Y, tras la firma de los Acuerdos de Paz en Colombia, la única “amenaza creíble” que le queda a los Castro en el hemisferio es la posibilidad de que el agravamiento de la tragedia venezolana se transforme en una crisis regional, para así poder exigir concesiones al Departamento de Estado a cambio de sus “buenos oficios” para “suavizar” la intransigencia del régimen venezolano. Ese puede ser un buen plan para la dictadura cubana y para sus agentes criollos, pero para los venezolanos significa más hambre, más violencia, más muerte, para empujar a más compatriotas a huir hacia Colombia, Brasil, los Andes y el Caribe, generando así la crisis regional que le de una carta geopolítica a los Castro. 

Por eso la decisión de la ANC de quitarle competencias a la AN: Para hacer evidente la dictadura, y acelerar así el éxodo;  Por eso el plan de destrucción económica anunciado por Maduro la noche del jueves 7: Para acabar con lo que queda de la economía nacional y multiplicar la inflación, convirtiendo en estampida masiva la huida de muchos. No es ignorancia, no son errores; Es una estrategia, una receta: El régimen avanza en la construcción del caos, sirviendo así a la estrategia regional de los Castro, y seguro por otra parte de contar con el poderos alero de China, potencia imperialista interesada en tener en América Latina no un “aliado” sino una “cabeza de playa”.  Esa es la Venezuela de Mad Max, la Venezuela destruida, la que no nos merecemos.



SOLUCIÓN POSIBLE VS. DEMAGOGIA IMPOSIBLE



El otro escenario posible (POSIBLE, hemos dicho, no el óptimo, ni siquiera el deseable) es el de una Venezuela en que el liderazgo democrático de al país opositor las explicaciones que éste necesita para poder perdonarlo. Si. Así como suena: El país opositor desea fervientemente perdonar al liderazgo que le planteó que era posible -con la sola fuerza de “la calle”- detener la Constituyente y eventualmente hasta “salir del régimen” y que, tras no lograrlo, sencillamente llamó a votar en primarias y regionales, como si aquí no hubiera pasado nada, como si no fuera necesario un balance y una explicación. Ese liderazgo no tiene sustitutos, y el país así lo asume. Pero eso no lo autoriza a maltratar a sus seguidores.



Reconstruir la empatía entre el liderazgo democrático y el país que quiere cambio, retomar con fuerza y sin esguinces la única estrategia que ha sido victoriosa (la electoral y pacífica), colocar la lucha contra el hambre en el centro de la agenda política, superar la “épica” demagógica y luchar con y desde la gente, logrará que la actualmente solitaria Asamblea Nacional se vea acompañada en breve por decenas de gobernadores y centenares de nuevos alcaldes, que junto al pueblo en lucha y la comunidad internacional solidaria conseguirán la única victoria posible: Una transición a la democracia, pactada para que sea pacífica, pacífica para que sea sostenible, sostenible para que en diez años esto que vivimos hoy nos parezca una pesadilla lejana.



Eso le dije a mis amigos galipaneros. Y ellos me respondieron: “¡Si se puede! ¡Palante!”



domingo, 3 de septiembre de 2017

¿DÓNDE ESTAMOS?

 
Esa es la pregunta que en los últimos siete días me hicieron los pescadores de  Margarita y Coche, los agricultores de Carayaca y El Junko, los trabajadores varguenses del puerto y de la aduana marítima, los vecinos del Foro de San Antonio de Los Altos y los activistas del Radar de los Barrios: “Ajá, Chúo… ¿En donde estamos?” 

A todos respondí que primero era necesario definir “¿Quienes somos?”, y la respuesta a esa interrogante es tajante: ¡Somos la mayoría! La Venezuela que quiere cambio sigue siendo abrumadoramente mayoritaria, a pesar de las agresiones del régimen, de su estrategia desmoralizadora y divisionista, y a pesar incluso de los errores de una dirección opositora que equivocadamente creyó que “el tiempo de Dios” había llegado y que (“ahora sí”) estaban dadas las condiciones para algo parecido a “La Salida Parte II”.

 
SUPERANDO SUPERSTICIONES, REENCONTRANDO FORTALEZAS

Y ¿dónde estamos? Pues hay que decirlo con franqueza: Estamos superando dolorosamente las supersticiones de la “épica” y reencontrándonos con nuestras verdaderas fortalezas; Estamos retomando la única estrategia que nos ha dado victorias, la estrategia pacífica, electoral, constitucional y democrática; Estamos hablando menos de lo “jurídico-político” y acercándonos más al hambre concreta de la gente, a la rabia del paciente sin medicinas, al dolor de la víctima de la inseguridad, al indescriptible horror del compatriota forzado a comer de la basura.

 
EL RÉGIMEN ES UNA PREPOTENCIA QUE SE EXTINGUE

El régimen grita, amenaza, ofende, persigue y encarcela… ¡Pero no gobierna! No puede hacerlo. No tiene con que, no sabe cómo, a veces parece que ni siquiera le interesa, concentrado como esta en disfrutar lo que queda del botín petrolero. Maduro no se ha “fortalecido”, de hecho ni puede estabilizarse. El régimen es una prepotencia que se extingue, es una hegemonía a la que le pasó su hora, es un horror por el que nadie sentirá nostalgia, y de cuyo recuerdo ellos mismos serán los primeros en desmarcarse.

 
LA OPOSICIÓN SERA PODER, PERO NO HABRÁ TABLA RASA

La oposición en cambio tiene mucho que hacer.  Tiene que corregir su nefasto intento de “desaparecer” a la Unidad, tiene que dotar de gobernabilidad a esa alianza para poder ofrecer creíblemente gobernabilidad al país, tiene que asumir que un gobierno sin pueblo y una oposición sin ejército no pueden resolver el drama venezolano por la vía de la fuerza, y que en consecuencia esta planteada la necesidad de una NEGOCIACIÓN POLÍTICA CON RESULTADOS que abra camino a una TRANSICIÓN PACTADA A LA DEMOCRACIA, es decir, tiene que disponerse a ser poder, a ser gobierno, en las difíciles y exigentes condiciones en que tal escenario es posible.

 
NI EUFÓRICOS NI DEPRIMIDOS: ¡RESILIENTES!

Los ciudadanos también tenemos tarea pendiente: Tenemos que enfrentar al régimen con consistencia, sin tornarnos “eufóricos” cuando las cosas aparentan estar bien y sin “deprimirnos” cuando el panorama no es tan halagador; Tenemos también que apoyar a nuestro liderazgo democrático como ciudadanos que somos, no como “fans” cuando estamos de acuerdo o como detractores cuando tenemos diferencias.  Tenemos que ser el cambio que pregonamos, y parte importante de ese cambio consiste en superar la incondicionalidad como mecanismo de adscripción política, y superar también el morbo destructor como reacción “despechada” cuando la incondicionalidad se desvanece.

 
ENTRANDO EN LA ZONA DE MUY ALTA TURBULENCIA…

Este fortalecimiento del talante ciudadano y comunitario es fundamental porque el país ha entrado en una zona de alta turbulencia de la que no será posible salir confiando en “salidas mágicas” (salvadores de la patria, intervenciones militares, milagrosos colapsos internos del régimen…) ni tampoco por la vía de métodos ordinarios, regulares (“esperemos tranquilos hasta el 2018, que seguro habrá elecciones y saldremos de esto”) porque esta situación ni es regular ni es ordinaria…

 
ACTIVARNOS PARA QUE EL HAMBRE NO NOS AÍSLE

En efecto, el agravamiento extremo de la crisis económica nos obligará a variar rutinas y hábitos,  y sustituirlos por estrategias de supervivencia.  Para evitar que el régimen logre su objetivo de desmovilizarnos por hambre, al tener todos que gastar buena parte del nuestro tiempo en buscar que comer, es fundamental que esas estrategias de supervivencia sean de carácter multifamiliar y comunitario, de manera que la lucha por sobrevivir refuerce en vez de disolver nuestra conexión con el prójimo que, además de vecino, es compañero de lucha.

 
ACTIVARNOS PARA QUE LA CENSURA NO NOS CIEGUE

Lo mismo ocurre con el crucial tema del ayuno informativo: Es previsible que, al no poder evitar su deterioro, el régimen al menos pretenda ocultarlo. Es esperable entonces que se produzcan nuevos cierres de medios de comunicación convencionales, y que la inconstitucional censura se extienda incluso a medios electrónicos y redes sociales. Ante ese muy probable escenario es fundamental que cada uno de nosotros incremente su participación organizada en redes humanas: Que cada quien se incorpore a un partido político, a un sindicato, gremio o a la organización no gubernamental de su preferencia, porque será la información que fluya por esas redes humanas la que nutrirá nuestro conocimiento de la situación y muestro accionar ciudadano.  



ACTIVARNOS PARA QUE LA VIOLENCIA NO NOS SITIE

Históricamente, en situaciones de alta escasez de bienes esenciales, el “mercado negro” se convierte en el único mercado real y -en la medida en que la escasez incrementa ansiedad y precios- grupos violentos terminan manejando ese opaco intercambio. Ya el régimen ha iniciado ese triste camino, encargando en algunas zonas a los paramilitares mal llamados “colectivos” de los programas oficiales de venta y distribución de alimentos. Hay que prepararse entonces, creando redes de intercambio que permitan a las familias el acceso a bienes de consumo al margen de los violentos traficantes rojos del mercado negro.   

Porque la turbulencia va a pasar, y el régimen también pasará, y quedará el país como reto a construir y promesa a honrar.  Y también quedarán los ciudadanos, colocando cada quien su ladrillo para levantar esa casa de todos llamada Venezuela. ¡Palante!




viernes, 1 de septiembre de 2017

LOS REYES DESNUDOS, LAS SANCIONES DE TRUMP Y LA VERDADERA INVASIÓN


Columna publicada originalmente en los diarios La Voz y 2001 el domingo 27-08-2017
 
"¿Para qué se retó a la administración derechista de EE.UU? ¿Para victimizarse luego? ¿Para construir una épica que compense los errores propios?" 


 
EN EL CHAVISMO CREEN MÁS A TRUMP QUE A MADURO



Así se lo pregunta en su cuenta en la red social Twitter el filósofo y profesor chavista Javier Biardeau (@jbiardeau), refiriéndose a las nuevas sanciones impuestas por el presidente norteamericano Donald Trump, esta vez no contra individuos sino contra los mecanismos de financiamiento del régimen. "¿Por que se extrañan de las sanciones? NO leyeron que la administración Trump ya había anunciado sus amenazas directas antes del 30-J...", continúa Biardeau, y recuerda: "Antes del 30-J advertíamos que íbamos hacia una trampa, hacia una calle ciega, hacia un campo minado, ¿Cómo salir de la peor trayectoria?".



Las reflexiones de este pensador chavista revelan que la operación de "victimización" del régimen no logra engañar ni siquiera a las audiencias internas del oficialismo, que aquella idea de provocar "la ira del Imperio" para unir al país detrás de un Maduro abrazado a la bandera nacional es un fracaso total y que -después de 12 trimestres consecutivos con el peor desempeño económico del planeta- pretender achacar ahora la culpa del desastre de la economía venezolana a las sanciones de Trump es una patética necedad. 


 
EN LA OPOSICIÓN NADIE QUIERE HACER EL BALANCE DE "LA HORA CERO"



Pero también en el campo opositor hay reflexiones lúcidas que hacen ruido a los optimismos corporativos. En su más reciente artículo ("Diez lecciones de una derrota", PolitikaUcab.net), el profesor Benigno Alarcón -Director del Centro de Estudios Políticos de la UCAB- hace la evaluación que quienes dirigieron las jornadas de lucha de los últimos cuatro meses han querido escamotearle al país, y su conclusión es contundente: "Los demócratas hemos perdido el pasado 30 de Julio una nueva batalla contra la barbarie autoritaria...". 



Para Alarcón, "En más de tres meses de confrontación fue notable la ausencia de un manejo estratégico de la protesta.... Sin dudar de sus buenas intenciones, resultó obvio que nunca tuvieron claros los objetivos, lo que se podía lograr y lo que no, ni el tipo de protesta que es efectiva y tiene incidencia. Eso degeneró en formas que, lejos de incidir sobre el régimen, lo hizo contra otros ciudadanos que compartían la misma causa...". Según este catedrático opositor, "los responsables de la toma de decisiones políticas parecieron olvidar que el aumento de los costos de represión, a través de la protesta, no genera cambios políticos por sí mismo. La protesta es un medio, no un fin, y mal utilizada puede generar costos más altos para los manifestantes que para el Gobierno".

 
LOS REYES DESNUDOS Y LAS SANCIONES DE MR. TRUMP



Al leer a Biardeau y a Alarcón, y al contrastar sus planteamientos con lo que escuchamos en la calle en nuestro diario trajinar en barrios y urbanizaciones, recordamos el cuento "El Traje Nuevo del Emperador", con la variación de que aquí son dos los "reyes" que han quedado desnudos: Dos direcciones políticas,  la que intenta aferrarse al poder y la que dirigió "La Salida parte 2", ambas erráticas, ambas extremadamente costosas, ambas incapaces hasta ahora de hacer una oferta sostenible de futuro, pero ambas convencidas, en medio del desastre, que tienen el monopolio de la verdad...



Mientras esto ocurre en esas direcciones políticas, en el planeta Tierra, en la Venezuela real, pasan cosas espeluznantes: Los ocho niños que murieron en el Hospital de Niños JM de los Ríos porque las máquinas de diálisis están contaminadas o sin los filtros requeridos, el bebé que murió esta semana en Bolívar de difteria en un hospital que no tenía ni penicilina, y el niño que falleció literalmente de hambre en el Hospital Domingo Luciani de El Llanito, no son "víctimas de las sanciones". En todo caso, quien los "sancionó" no fue Trump, sino una supuesta revolución que después de mandar 18 años manejando más dinero que ningún gobierno anterior, ahora prefiere provocar una catástrofe con tal de no presentar ante el pueblo el balance de su corrupto paso por nuestra historia. 


 
LÍDERES "POPULARES" QUE NO SABEN QUE ES LA "LOTERÍA DE ANIMALITOS"



Mientras la dirección política oficialista juega a la guerra y la dirección opositora evade hacer el balance que explique cómo se pasó de "La Hora Cero" a las elecciones regionales, en los mercados muchos deambulan aterrados por los precios de los alimentos, precios que no tardarán una semana en volver a subir, mientras muchos otros que no pueden ya ir a los mercados se aglomeran en los alrededores de los lugares donde comercios y restaurantes arrojan sus desperdicios... Los ancianos jubilados  no pueden retirar completas sus magras pensiones de los bancos, y las fracciones que logran cobrar se las pagan en billetes de ínfima denominación... la falta de efectivo empuja a la desesperación e incluso al hampa a personas cuyos oficios los hacían depender de las "propinas"... una oleada de quiebras en comercios y pequeñas empresas, junto a disfrazados despidos masivos en la administración pública, echa a las calles a una multitud desesperada que constata que en la Venezuela sin empleo también se acabó el "rebusque" y la gente en los barrios busca sobrevivir comprando o vendiendo la resurrecta "lotería de animalitos"... todo un calvario que  el régimen ignora y que rara vez encuentra espacio o al menos eco en el discurso de una oposición concentrada en lo jurídico-político, y olvidada hace mucho de lo económico y social.




ALLÍ VIENE LA INVASIÓN...



Ya está dolorosamente comprobado que no será a través del uso de la fuerza como régimen y oposición podrán resolver el drama venezolano. Con la pura fuerza el gobierno no gobierna, apenas sobrevive; Con la pura fuerza la oposición logró mostrar una vez más cómo se muere heroicamente, no cómo se construye la vida nueva. La presión internacional, "sanciones" incluidas, empuja al régimen a dejar la prepotencia y allanar el camino a una negociación política que abra las puertas de la transición... el sentido común debiera empujar a la dirección opositora en ese mismo sentido. 

Ambos sectores deberían aprovechar la muy precaria ventana de oportunidad que aún tienen, antes de que llegue la verdadera e inminente invasión que puede arrasarlos a ambos: ¡La invasión de la Hambruna!